miércoles, 8 de diciembre de 2010

¿Qué importancia tienen las revelaciones de Wikileaks en el ámbito periodístico y político?

Por una parte desvela la existencia de una versión diferente a la oficial, y que es la que nosotros, los periodistas, debemos esforzarnos por mostrar.
Pero por otro lado, la existencia de esa versión que difiere de la gubernamental nos hace cuestionarnos la verdad de ambas, pues si existen unas declaraciones que no se corresponden con las que se trasmiten desde el Gobierno -y desde el poder en general- es porque, o esa otra versión es falsa, o  los representantes mienten. Y ahora el problema es  a quién creemos los ciudadanos, quién es el que nos dice la verdad.
Todos defendemos la transparencia,  la verdad y la eficacia de la justicia, pero…¿los altos cargos poderosos también? Si Wikileaks está en lo cierto,  es una muestra de que los intereses de los gobernantes difieren, y en mucho, de los del resto de ciudadanos. Los que no piensan ni actúan como nosotros es porque tienen un nivel de vida muy diferente al nuestro. Nivel de vida  al que han llegado gracias a la corrupción.
Por primera vez todos los altos cargos gubernamentales del mundo tienen algo en común: todos huyen de la transparencia y juegan al ajedrez con la justicia. El poder adquirido los convierte en máquinas controladoras del mundo, o eso es lo que abunda en la mente de la mayoría de ellos. Dejan de ser personas para convertirse en “poderosos” que se esfuerzan por que la sociedad nunca avance en aras de la transparencia y la verdad.
Pero la culpa no es de ellos. Es de nosotros, los periodistas y los ciudadanos en general, que observamos nuestro mundo y miramos al de al lado para ver si está igual. Y como la mentira es un término universal, contemplamos que todos conviven con ella como una íntima amiga, y entonces decidimos darle cabida en nuestra sociedad. Es cierto que en una democracia es el pueblo el que tiene la última palabra, pero el problema es que ese pueblo no se revela con ese poder que se le otorga y se conforma con lo que se le da. ¡Qué cómodo es ver la vida pasar sin actuar!
Sigue las últimas informaciones sobre las filtraciones y sus repercusiones en www.elpais.com

1 comentario:

  1. Hola! Soy Alejandro Balbuena, compañero de clase. Me gustaría que pudiéramos enlazarnos los blogs para poder debatir en cojunto. Aquí tienes la dirección:
    http://www.periodistacritico.blogspot.com/
    Para cualquier consulta, esta es mi dirección. Un saludo!

    ResponderEliminar