viernes, 3 de diciembre de 2010

Fuera lecturas comparativas: Andalucía nunca será como Cataluña

En estos últimos días se ha levantado una voz que intenta extrapolar los resultados electorales de Cataluña a Andalucía y al resto del territorio nacional, un error gravísimo si tenemos en cuenta las grandes diferencias que separan a los catalanes del resto de las comunidades españolas –y del mundo en general, si queremos ir más allá-.

Los andaluces estamos orgullosos de nuestra comunidad, y con mucho acierto, pero también nos sentimos honrados por ser españoles. Los catalanes no. Para ellos solo existe su “maravillosa Cataluña”, y lo que no proceda de sus tierras no vale ni un duro. Y no es que no se sientan españoles, mucho peor: se sienten antiespañoles. Y las elecciones son muestra del aire que allí se respira: un giro de la izquierda a la derechona catalana que representa CiU, ese defensor de los catalanes pijos burgueses y sus carteras, e impulsor de la privatización de la Educación, la Sanidad y de la Seguridad Social para que esos pijos burgueses continúen enriqueciéndose aún más, mientras que los trabajadores ven recortados sus derechos y ayudas sociales y se convierten en verdaderos esclavos de los ricachones catalanes.
¿Esto es lo que queremos los españoles? Porque los andaluces les aseguro que no. Comunidad fundamentalmente agraria, Andalucía ha mejorado y se ha enriquecido desde lo más bajo. Y ha sido gracias a las ayudas sociales que el socialismo viene concediendo a los trabajadores desde la celebración de las primeras elecciones autonómicas en Andalucía, momento en el que el socialismo se convirtió en la fuerza de la mayoría en nuestra Comunidad, posición que ha sabido mantener desde aquel entonces y hasta la actualidad en el Gobierno Andaluz.  
Por esto, podemos estar tranquilos en este sentido, y afirmar que en Andalucía no queremos chusmas corruptas que ataquen a los trabajadores haciéndoles pagar el grueso de la crisis, sino verdaderos políticos que ayuden a los que más lo necesiten, sin olvidar al resto de la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario