viernes, 22 de octubre de 2010

La remodelación del Gobierno de Zapatero

El zapaterismo invade todos los medios de comunicación en estos días. No existe medio que no mencione la reforma interna llevada a cabo por el presidente del Gobierno. Y esta situación se expande más allá de las fronteras de nuestro país. “Zapatero juega su última carta” y da un “nuevo impulso”, dicen  en los medios franceses.
Pero más que de zapaterismo se debería hablar  ya del Gobierno del felipismo. Y es que entre las nuevas restructuraciones del Gobierno encontramos a algunos de los preferidos de Felipe González, como Rubalcaba, Leire Pajín o Manuel Chaves. El Propio Felipe se ha pronunciado ante los medios  mostrando su satisfacción con el nuevo Gobierno, “estamos viviendo el mejor momento de Zapatero”, ha declarado.
Los nuevos miembros del Gabinete posan con Zapatero en La Moncloa.
De izquierda a derecha, Ramón Jáuregui (Presidencia), Valeriano Gómez
(Trabajo e Inmigración), Alfredo Pérez Rubalcaba (vicepresidente primero, portavoz e Interior),
Zapatero, Trinidad Jiménez (Asuntos Exteriores), Rosa Aguilar (Medio Ambiente,
Medio Rural y Marítimo) y Leire Pajín (Sanidad, Igualdad y Política Social)

De este modo el presidente del Gobierno abandona su política para dar paso a una nueva etapa claramente más izquierdista. Esta objeción se asienta en hechos como la llegada al Gobierno de Valeriano Gómez, un histórico de UGT que hasta 2006 ocupó el cargo de secretario general de empleo del sindicato, o Rosa Aguilar, ex–alcaldesa de Córdoba que fue la joya de la corona de IU hasta 2009, momento en el que abandona la federación comunista y se incorpora al gobierno andaluz como independiente.
Se trata del octavo cambio de Gobierno llevado a cabo por Zapatero desde que llegó a La Moncloa, y que El País no se corta  de denominar en todas sus informaciones como “la mayor crisis del Gobierno”.  Un punto interesante, y quizás inesperado para muchos, es el hueco que queda tras la supresión de la cartera de Igualdad, presidida por Bibiana Aído, quien desaparece con ella. Esto ha suscitado una gran polémica ya que Zapatero la inventó en 2008 apostando fuerte por ella y por la defensa de la igualdad en España, y en reiteradas ocasiones ha hecho hincapié en la importante función que esta cartera ministerial representa. “Me parece imprescindible y absolutamente necesario”, declaraba Zapatero a El País en 2008. Ahora se deshace de este ministerio sin explicar a fondo el porqué. Para muchos esto es un riesgo de pérdida de votos, sobre todo por parte del colectivo de mujeres feministas, o el de Gays y Lesbianas, a quienes tendrá que comprar de alguna otra forma si quiere seguir manteniéndolos en las urnas.
A COSPEDAL Y ARENAS LES GUSTA EL NUEVO GOBIERNO
Dejando a un lado la crítica sobre la cartera de Igualdad, el lado positivo quizás sea las declaraciones en privado de María Dolores de Cospedal y Javier Arenas, captada por un micrófono abierto, y de las que ayer se hicieron eco todos los informativos de televisión.  La secretaría General del PP y el líder del PP Andaluz admitieron que el nuevo ejecutivo es “mejor” y han valorado la “proyección pública” del renovado gabinete. También hacen mención especial  a la nueva ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, quien para el líder del PP andaluz " es muy buena parlamentaria", y Cospedal matiza que "tiene muy buena imagen”.          

Rara vez en la historia se observa a los miembros de la oposición lanzando flores a su enemigo, por lo que estas declaraciones cobran mucha importancia en el contexto español.  Por un lado pueden acalorar a sus partidarios políticos más extremistas, pues estos difícilmente reconocerán nada bueno de la oposición.  Por otro lado, estas declaraciones pueden favorecer un cambio hacia la izquierda de los ciudadanos más indecisos, pues si incluso la oposición opina en positivo algo bueno debe ser.  Pero el verdadero resultado de estos comentarios solo se podrá ver en las urnas.
DECISIÓN ESTRATÉGICA
Lo que está claro es que los objetivos de nuestro presidente con esta amplia remodelación es afrontar la situación de crisis y, en mayor medida, recuperar la credibilidad perdida  ante la opinión pública.  Para lograrlo coloca a Alfredo Pérez Rubalcaba, señalado como mejor político en la actualidad española,  al frente de la vicepresidencia primera, manteniendo el Ministerio de Interior.
Los cambios son necesarios para “ganar energía e impulso”, y sirven para “afrontar el final de la legislatura con fuerza renovada”, declara José Luis Rodríguez Zapatero. Y esa renovación supone menos mujeres que en el anterior gobierno, en el que estas eran mayoría. Pero no por ser menos pasarán desapercibidas, pues la propia Leire Pajín, la cara más joven del nuevo Gobierno, tiene experiencia acreditada como secretaria de Estado de Cooperación durante la primera legislatura de Zapatero.  
Respecto a la salida de algunos ministros del ejecutivo, no cabe duda de que ha sido también una decisión estratégica. Es comprensible que Zapatero haya decidido deshacerse de aquellos ministros cuya imagen estaba ya muy debilitada y que eran objeto constante de críticas, como es el caso de Moratinos, Corbacho o Aído, pues esto debilitaba aun más a su partido de cara a las nuevas elecciones.
Todos estos movimientos convierten al nuevo Gobierno de España en el Gobierno de la recuperación, y apuntan a que los resultados en las urnas sean más positivos de lo que hasta ahora se esperaba con el anterior zapaterismo. Por esto no es de extrañar que desde algunos medios se haya decidido titularla como “una remodelación de envergadura”.
Fuentes: ABC, El País, RTVE, Público, La expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario